• Redacción Latin Evolution

Se abre el debate en Minnesota sobre "Ley de opciones de fin de vida"

Hace cuatro años, Marianne Turnbull de St. Paul fue diagnosticada con cáncer de ovario terminal. Ella quiere que los legisladores estatales hagan legal que su médico le recete una dosis fatal de medicamento para que ella, no su enfermedad, tenga la capacidad de determinar el final de su vida si así lo desea.

"Soy trabajadora social, así que he sido entrenada para seguir ciertos principios de trabajo social y uno de ellos en la autodeterminación", dijo. "Y esto para mí es el acto final de autodeterminación".

Turnbull dijo que estaba sorprendida de saber cuán políticamente controvertidos son sus deseos. Ella dijo que esto debería ser una decisión tomada solo dentro de los límites de la relación médico-paciente.


Turnbull es una de las pocas personas que se espera que testifiquen el miércoles por la tarde frente al Comité de Políticas de Salud y Servicios Humanos de Minnesota House.

El panel está escuchando la legislación titulada “Ley de opciones de fin de vida”. El proyecto de ley establece quién puede buscar medicamentos que terminen la vida, las responsabilidades de los proveedores y permite la inmunidad para los médicos que siguen las reglas.

Ocho estados y el Distrito de Columbia han legalizado el suicidio con asistencia médica.

Al igual que la ley de Oregón, la legislación de Minnesota daría a las personas con enfermedades terminales, que son mentalmente competentes y tienen menos de seis meses de vida, la opción de buscar y recibir una dosis fatal de medicamentos.